Muchos padres atravesamos por esta desición, les dejamos a nó los celulares a nuestros hijos, aún más bebés, y es aquí donde salen algunas dudas, es malo para ellos? qué tanto? y también salen algunas comprensiones, y es que nos ayudan de cierta manera a entretenerlos, bien sea cuando necesitamos un pequeño tiempo para nosotros, y para que se concentren en comer, o porqué es una manera de que se relaje si está de alguna manera molesto. Ante esto salen muchas opiniones con los cuales algunos estarán de acuerdo y otros no, para este post, dejaré algunas historias las cuales te servirán para opinar dstinto o estar a favor o no.

Respecto a si es bueno o no, primero dejaré la opinión de mi pediatra en un asunto de vista, y es que centrar la vista a una corta distnacia y tan seguido, puede lastimar en gran manera sus ojos. Un celular para que sea visible lo que hay en la pantalla, debe estar a unos 40 o 50 cms máximo, esto hace que los ojos de los bebés estén muy pegados, creandole problemas de vista a futuro. Desde el punto de vista de utlizarlo para centrarse en su comida, algo en que concuerda mi pediatra y muchos padres colegas, es que utilizar un celular (incluso el TV), si logra que coma en muchas ocasiones, pero lo hará porque está desconcentrado, no porque se concentre en comer, esto hará que no sepa qué es un alimento, simplemente está distraido pero no entenderá de cierta manera lo que ocurre, esto no aporta a la manera de alimentarse, aunque si en ocasiones a alimentarse.

Hoy en día es dificil que no lo hagan, que no quieran un celular, esto bajo el principio de que los niños imitan, y los padres de esta era siempre tenemos un celular a la mano, con lo cual ellos también querrán hacer lo mismo. Asi que una de las menera que podrán dejarlo a un lado, es que durante el tiempo en que comparten juntos, el celular debe estar alejado, utilizarlo solamente para el tiempo del trabajo o con las llamadas. también ayuda a que tengan su propio celular de jugete, para que no se distraigan con el celular que hace llamadas, pinta, suena de su padre.

Ahora una historia que siempre me ha sorprendido, una historia de cuando es demasiado. Se acerca su pequeña hija de 4 años a su padre, con un crayón en sus manos y le dice que está dañado, que no funciona. Lo anterior porque el caryón lo apuntaba a una hoja, y esta no se llenaba por si sola de ese color elegido, tal y como ocurre en su tableta. Claro está que esto es ir muy lejos, pero cuándo es muy lejos? esta respuesta la dejo para cada quien.

 

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] tranquilos con su calma, damos aquello que ellos más les gusta, hoy en día por lo general son sus videos favoritos,  esto empieza a entrenarlos en que rápidamente pueden ser satisfechas sus necesidades. Por […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *