Como padres estamos constatemente el la posición de decir «NO» a nuestros hijos, incluso por una buena razón!, Cuando te dice: «Puedo comer helado de cena?», «Puedo recoger este gato?», «Puedo pintar las paredes con simbolos de anarquía?», estas peticiones automáticamente salta un «NO» por respuesta, Pero hay más opciones para decirle que no a nuestro hijos. Eso si, debe ser un modo distinto, pero que al mismo tiempo entienda el porqué de la desición de su padre, y que sea bastante claro.

Primero que todo, consdierar si un «no» puede ser un «si». Muchos padres buscamos decir si constantemente a nuestros hios esperando que eto ayude a tolerar las pocas veces que ellos reciben un no como respuesta. Por ejemplo, si tu hjio quiere gastar más tiempo jugando antes de la cena, podrías decir: «Ok, juega 5 minutos más y luego vamos a cenar», esos 5 minutos mas podrían escuchar ese SI que le estás diciendo y sea una transición lenta entre el juego y la cena, y no tan repentino. Ellos necesitan ser amados, pero también se necesitan límites firmes.

También podrías considerar una aproximación diferentes, de acuerdo con Daniel Seigel: se puede utilizar el Acrónimo en ingles PART, pero aquí la tradución

  • P: estar Presente para la petición
  • A: Atento a los sentimientos detrás de una petición
  • R: Resonando con los sentimientos
  • T: Tu puedes generar confianza

Por ejemplo, tu tienes que estar listo para la hora de dormir con el libro de historias para leerlo juntos. yu hijo puede decir: «Quiero una historia más» a lo que normalmente se respondería: «NO, es suficiente y mañana hay que levantarnos temprano» o podrías cambiar la manera de responder y decirle: «Yo también quisiera otra historia, es divertida, pero estoy muy cansado y tu también debes estarlo, tuvimos un día excelente hoy».

Esto muestra que tu escuchar lo que tu hijo dice, y tu entiendes porqué tu hijo quiere lo que quiere, pero hay que poner en prácica cada una de las respuestas para disminuir la palabra no, peor igual hacerle entender con otrs palabras, lo que necesita y que sigan existiendo esos límites, pues haríamos mal en decirle que si a todo, y si, no siempre tendrán lo que quieren, pero entenderán porqué no, y eso es valioso para su crecimiento.

Siegel, D. J., & Bryson, T. P. (2018). The YES brain: How to cultivate courage, curiosity, and resilience in your child. New York: Bantam.

Veritas, Dr. (2017, November 10). The Power of Saying “Yes” to Your Child. Retrieved from

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *